tu estás aquí: página principal > artículos > tortugas acuáticas
Anuncia el amor
Comentale a un amigo sobre vivapets
de (remitente):


para(destinatario):


mensaje:

[ enviar ]

 

Tortugas Acuáticas

WWW.VIVAPETS.ES

¿Eres un experto en este asunto?
Esta opción pide que estées conectado a VIVAPETS Puedes conectarte a tu cuenta o crear una nueva cuenta.
¡Envía este artículo a un amigo!
Rellena el formulario abajo

tu nombre:
tu correo electrónico:
nombre del compañero:
correo electrónico del compañero:
comentar:
 
jueves, 08 de enero 2009

Tortugas Acuáticas
Acuario

Del mismo modo que con las tortugas terrestres, puede ser el dueño de las tortugas acuáticas a hacerles su acuario. Sin embargo, recomendamos a quienes sean poco experimentados a que compren el acuario ya totalmente montado. En cual sea tu opción, el mejor es que sepas como es constituido el acuario, así que encontrarás a continuación una descripción de cómo se hace.

Para las brillantes nadadoras que son las tortugas acuáticas, es más importante la profundidad (sumergida) del acuario que su superficie. La anchura del acuario deberá corresponder al triplo del tamaño del caparazón de la tortuga cuando sea adulta. La largura deberá corresponder a cinco veces el mismo. El nivel del agua deberá tener unos 25 cm de profundidad como mínimo. De este modo, las tortugas podrán nadar activamente por todo el acuario.

La estructura del acuario deberá ser totalmente hecha de cristal, mientras su fondo deberá ser constituido por una camada de arena limpia, un escondrijo en forma de teja convexa (sumergida) y una rama que atraviese el acuario y esté parcialmente emergido. Si el acuario tiene el espacio suficiente, puedes criarle igualmente un local de reposo a la superficie, utilizando una chapa de corteza. Caso sea necesario calentar el agua, utiliza un calentador en cristal o metal con termostato para hacerlo. Los encontrarás en las tiendas de la especialidad. Si lo compras en cristal, resguárdalo de la tortuga.

De manera a que el agua se mantenga en perfectas condiciones, deberás incluir en el acuario un filtro de agua y una bomba de agua. No obstante, sus mecanismos deberán funcionar afuera del acuario, de manera a que se eviten vibraciones que podrían dañar el hábitat de la tortuga. No se deberá cambiar la disposición de los elementos en el acuario, ya que eso se constituiría como un grave retroceso en el proceso de ambientación de la tortuga a su nuevo estilo de vida.

La mejor manera de arreglar la iluminación del acuario es utilizando una lámpara fluorescente cilíndrica (para hacerse una iluminación común), un proyector de luz y una lámpara de rayos ultravioleta (para substituir el sol). La cobertura podrá ser también hecha en cristal, aunque no deba ocupar más de dos tercios de la superficie, permitiendo una ventilación eficaz (sin corrientes de aire) y, al mismo tiempo, la no filtración de los rayos ultravioletas que provienen de la iluminación (natural o artificial).
Cuando tengas el acuario totalmente montado y preparado para recibir tu nueva compañera, debes dejarlo en un sitio bien iluminado (pero no expuesto al sol todo el día), tranquilo y libre de corrientes de aire; las tortugas no poseen cualquier mecanismo de compensación térmica.

Visando el peligro que representan todos los elementos eléctricos, estos deberán estar de acuerdo con las normas corrientes y ser fiscalizados periódicamente. Se recomienda también que sea llamado un técnico de electricidad para montar un dispositivo de corte automático de la corriente eléctrica en el caso de una anomalía.


Cuidados especiales

Cuarentena

Te recomendamos que cuando recibas tu tortuga a casa le providencies un acuario adonde ella pueda pasar algunas semanas de cuarentena. Este acuario deberá ser desproveído de cualquier elemento decorativo, conteniendo solamente un local de abrigo para la tortuga, como una teja de cumbrera con la parte convexa fuera de agua; y así se cría un abrigo.

Antes de dejarse la tortuga en cuarentena, debes darle un baño durante unos 15 minutos, de forma a que el agua del acuario donde vas a ponerla se mantenga limpia por más tiempo. El análisis a una posible presencia de gusanos se hace con las heces del animal. Se debe cogerlas por 3 días seguidos y ponérselas en recipientes asépticos y destinados para el efecto. Para hacerlo de la mejor manera, debes consultar el veterinario y verificar si él tiene la capacidad necesaria para efectuar el examen. Cuando compruebes que tu tortuga se encuentra en bueno estado de salud, puedes por fin ponérsela en el acuario que habías preparado con toda la dedicación para recibirla.

Hibernación

La hibernación es un estado en el que todos los sistemas y órganos del cuerpo, como la respiración, el batimiento del corazón y el movimiento en general, se mantienen funcionando en su límite mínimo. Es así que los animales que hibernan logran ultrapasar la temporada de frío que representa el invierno, gastando el mínimo de energía y manteniéndose vivos recurriendo a una camada de gordura que han acumulado durante el resto del año.

Con el final del otoño y la disminución de la intensidad de la luz, la tortuga baja poco a poco su nivel de actividad, quedándose por más tiempo en su refugio y en los locales más oscuros con su cabecita erguida. Su apetito empieza bajando poco a poco, hasta que por fin desaparece por completo.
Aunque, como mascota, la tortuga no necesite hibernar, presentamos enseguida algunos cuidados a tener si, de todos modos, ella opte por hacerlo. En este caso, deberás consultar a un veterinario especializado en reptiles, que te podrá dar todas las indicaciones necesarias.

Deberás llevarte la tortuga al veterinario cerca de un mes antes del periodo de hibernación, para que le sea hecho un check-up completo de su estado de salud. En seguida, deberás criarle las condiciones necesarias a la hibernación, desconectando el calentamiento y la iluminación del acuario. No desconectes, con todo, el filtro y la ventilación, lo que podría deteriorar las condiciones de vida de tu tortuga. Mantiene la temperatura del agua debajo de los 18º C por algunos días, hasta que la tortuga se presente prácticamente sin actividad.
Sigue consultando el veterinario, siempre verificando si estás procediendo correctamente. Estos animales tienen una sensibilidad muy elevada, al punto de cualquier error poder ser fatal.


Alimentación

Opuestamente a lo que pasa con las tortugas terrestres, las cuales prefieren comida vegetariana, las tortugas acuáticas tienen una predilección por comida animal. Peces de agua dulce cortados en pedacitos (sin limpiárselos), caracoles, langostas y otros insectos, son verdaderas delicias para ellas. Puedes darle también ración para carnívoros y alguna fruta (20%) o aún recurrir a comida enlatada que encontrarás en las tiendas de mascotas.

Desde el inicio deberás establecerle un patrón alimentar regular, ya que las tortugas no aceptan muy bien grandes cambios en su alimentación. Dale de comer cuando esté en el agua, de otro modo la tortuga no comerá.
Junto con su dieta diaria, se recomienda que se les suministres algunos suplementos, como el calcio, vitaminas y sales minerales, los cuales podrás mezclar muy fácilmente con la dosis de comida. Las cantidades y frecuencia con las cuales se les suministras estos suplementos dependen mucho de la edad de la tortuga. Sin embargo, el mejor es que lo hagas de acuerdo con las instrucciones del veterinario y que leas atentamente los folletos de los productos.


Salud

Para evitar que la tortuga se quede enferma, recomendamos algunas medidas profilácticas. El primero que tomamos en consideración es la grande fragilidad de esta especie animal, así que es fundamental que te tomes las debidas precauciones para que nunca se la expongas a cambios bruscos de temperatura. Las tortugas no poseen un mecanismo fisiológico que les permita compensar asimetrías térmicas. Si tu tortuga está en un ambiente de agua caliente, una sencilla corriente de aire podría causarle la muerte. El segundo punto a considerar, pero de igual importancia, es la manutención de excelentes condiciones de higiene en todo el acuario. Remueve frecuentemente las heces del agua, aspirándolas, o incluso instálale en el acuario un filtro propio para el efecto.

Puedes verificar a diario varios aspectos, los cuales te ayudarán a vigilar el estado de salud de tu tortuga: ojos con mucosidad, caparazón blando y/o con imperfecciones, zona de la nariz húmeda, heces líquidas y una apatía generalizada. En estos casos, consulta inmediatamente su veterinario.
Comentarios (1)añadir un comentario
Esta opción pide que estées conectado a VIVAPETS Puedes conectarte a tu cuenta o crear una nueva cuenta.
22.02
milly ha dicho:
buen contenido pero hasta q minima temperarura soportan estas tortugas, me gustan mucho y quiisiera adquirir una pero donde yo vivo hace mucho frio en invierno y me han dicho q esas tortugas nop viven aqui porue no es su ambiente pero no se si sera verdad